Los riesgos del abuso de la pastilla del “día siguiente”

La famosa pastilla Levonorgestrel, conocida como la píldora del día después o pastilla del día siguiente, es un anticonceptivo poscoital, plan B y anticonceptivo de emergencia, “la pastilla del día después no es un método anticonceptivo”.

Como su mismo nombre lo indica, esta píldora solo debe usarse en caso de emergencia, esto es cuando haya habido intimidad sin la debida protección o que el método anticonceptivo usado falle tal es el caso de rotura del preservativo, que no se este tomando las pastillas de la manera indicada o que la inyección no se haya aplicado en la fecha correcta; asimismo esta píldora suele usarse en circunstancias extremas como en el caso de un abuso sexual.

El mas uso de esta píldora es un riesgo para la salud, y esto ocurre sobre todo en las jóvenes quienes suelen usarla sin conocer los efectos que puede ocasionar al tomarla de manera frecuente.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), las píldoras del día siguiente no son apropiadas como método anticonceptivo de uso regular, porque existe una mayor posibilidad de fracaso que con los anticonceptivos habituales, esto debido a que, como cualquier otro fármaco o medicamento, el cuerpo humano empieza a hacer resistencia a una cierta sustancia. Además, el uso frecuente de esta píldora de emergencia puede tener efectos secundarios como la irregularidad menstrual, también puede ocasionar nauseas, diarrea, sensibilidad en los senos y entre otros efectos secundarios.

“En realidad la pastilla es bastante segura y no causa problemas mayores a los mencionados, pero si la paciente lo toma dos veces en el ciclo o lo usa como su método anticonceptivo puede provocarle amenorrea (ausencia de menstruación) o sangrados anormales”.

La OMS recuerda que la anticoncepción de emergencia es efectiva sólo dentro de las 72 horas después del coito antes de que el óvulo sea fecundado, “por lo que no pueden interrumpir un embarazo ya establecido o dañar a un embrión en desarrollo”. Nueve estudios realizados sobre 10.500 mujeres revelan que es eficaz entre el 52 % y el 94 %, dependiendo de las circunstancias.

“La forma adecuada de usarla como ya se menciono es en las primeras 72 horas después de la relación; lo ideal es en las primeras 24 horas. Entre más pronto sea es mejor la eficacia del método. La OMS considera que hasta cinco días después se puede usar, pero en nuestra práctica lo recomendamos antes de las 72 horas”.

Sin embargo, si se tiene una vida sexual activa lo mejor es consultar a su médico sobre el método anticonceptivo adecuado para cada caso.